La interpretación goethiana de Kant 

   ¿Era Goethe un kantiano en el pleno sentido de la palabra? La pregunta es ambigua desde el mismo momento en que resulta difícil saber con exactitud qué es un kantiano: Hegel, Fichte y Schelling son, en algún sentido kantianos, del mismo modo que también lo es Schopenhauer, a pesar de ser enemigo irreconciliable de los tres primeros.

La filosofía kantiana, desde los primeros discípulos, hasta los primeros y últimos neokantianos es tal vez la de interpretación más controvertida, hasta el punto de que abundan las heterodoxias, pero es un misterio, al menos para mí, si existe algún kantiano ortodoxo, incluyendo al propio Kant [1].

En cuanto a Goethe, él mismo dice a Soret: “Yo soy un kantiano”.

Pero Soret le replica que más que kantiano es goethiano, lo que agrada a Goethe:

“En efecto, yo no he aceptado sino ciertos puntos de la filosofía de Kant; hay otros en los que difiero” [2].

En otro lugar, Goethe confiesa que del «libro de Kant» (la primera Crítica) o de su teoría sólo se adentró en la introducción, “que en el laberinto no osaba internarme [3].” Añade enseguida que “no podía estar de acuerdo ni con Herder ni con Kant” [4] y que “los kantianos me oían, pero no atinaban a contestarme ni a serme útiles en modo alguno [5].

Y a pesar de todas estas dificultades

“una y otra vez volvía yo a la teoría kantiana, creía entender unos capítulos mejor que otros y hasta llegué a sacar de allí no poco para mi uso particular [6]

Schiller, que en su célebre y conmovedora amistad con Goethe representaba al bando kantiano, dice en una carta de 1790 a Koerner que era curioso observar, en una conversación acerca de Kant con Goethe, como éste daba “a todo lo que leía la marca de su espíritu, para reproducirlo en una forma inesperada” [7].

2023. No son extrañas las dudas de Goethe acerca de la interpretación del pensamiento de Kant, como se ve por las muchas interpretaciones que ha tenido, a menudo contradictorias, desde el idealismo absoluto de Hegel al neokantismo desde Helmholtz hasta Cassirer o Rickert. Más adelante se examina esta dificultad de interpretación, que sospecho inquietaba al propio Kant. Cuando leí su Crítica de la razón pura, recuerdo que me llamó mucho la atención la excusa que daba Kant para no incluir más ejemplos que aclararan sus ideas, por falta de tiempo o algo parecido. Sospeché entonces que la razón era más bien que no ponía esos ejemplos porque era fácil enredarse en demasiadas dificultades. Pensemos simplemente en su célebre ejemplo de juicio analítico (el predicado está ya contenido en el sujeto y no es necesaria ninguna verificación empírica para comprobar que es cierto): «El todo es mayor que la parte». Hay razones para dudar de que eso sea un juicio analítico, no sólo por consideraciones matemáticas (infinitos, transinfinitos, etc) sino por objeciones (previas a Kant) de Leibniz, Hobbes e incluso Gregorio Nacianceno. Analicé algunas de estas objeciones en: Objeciones a «El todo es mayor que la parte», según Leibniz y en «El todo es mayor que la parte» antes de Leibniz y una nueva objeción».
Más adelante veremos si no será que Goethe no encontraba o descubría, sino que añadía o inventaba de manera creativa y subjetiva cosas que el propio Kant no decía. Y, ¿quién sabe?, quizá lo mejoraba.


[1] Kant ha sido acusado de incoherencia, especialmente en lo que refiere a la Crítica del Juicio respecto a la Crítica de la razón pura. Goethe también le hacía este reproche, como podrá verse más adelante.
[2] En Goethe d’àpres ses contemporaines,92.
[3] Obras Completas,1916.
[4] Se refiere Goethe a la polémica entre Herder y Kant, que tuvo lugar cuando el primero publicó su Metacrítica (Obras Completas,1916).
[5] Obras Completas,1917.
[6] Obras Completas, 1917.
[7] Goethe d’àpres ses contemporaines, 47.

Goethe y los idealistas alemanes

Investigación acerca de la relación entre Johann Wolfgan Goethe y los filósofos idealistas: Kant, Hegel, Fichte, Schelling, Schiller, Schopenhauer y el poeta Holderlin. Escrito hacia 1991.
Goethe y los idealistas alemanes
La relación de Goethe con los más importantes representantes del idealismo alemán: Kant, Fichte, Schelling, Hegel, Schiller, Holderlin y Schopenhauer.
Influencia de Kant en Goethe
Kant no hizo nunca caso de mí, pese a seguir yo por mi propio impulso un camino paralelo al suyo.
Semejanzas entre las ideas de Kant y las de Goethe
Paseando por los jardines públicos de Palermo, se me ocurrió de pronto que en el órgano de la planta que solemos llamar la hoja se ubica el verdadero Proteus, que puede esconderse o revelarse en todas las formas vegetales. De principio a fin, la planta no es más que hoja.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *