Bibliografía de Goethe y los idealistas alemanes

BIBLIOGRAFÍA DE GOETHE Y LOS IDEALISTAS ALEMANES

No he encontrado la bibliografía de este trabajo.

Gracias a las notas puedo mencionar algunos de los libros que utilicé:

Libros de GOETHE:

Conversaciones con Eckerman, en Obras Completas.

Diarios y Anales, en Obras Completas.

Breve autosemblanza, en Obras Completas.

Máximas, en Obras Completas.

Winckelman, en Obras Completas

Poesía y Verdad, en Obras Completas.

Correspondencia Goethe-Schiller.

DE OTROS AUTORES

Goethe d’àpres ses contemporaines. Artículos de J.D.Falk y otros.

Copleston: Historia de la filosofía.

Dilthey: Hegel y el Idealismo

Dilthey: De Leibniz a Goethe.

Études sur Goethe. Artículos de A.Fuchs.

Fraile: Historia de la filosofía.

Ferrater Mora:Diccionario de filosofía, “GOETHE”.

Gilson, Etienne: El realismo metódico.

Negro Pavón: ¿Goethe?

Mason, Eudo C. Goethe y Hölderlin

Nietzsche: El crepúsculo de los ídolos.

Revista de Pedagogía, 1932.

THE ENCICLOPEDY OF IDEAS, artículo ORGANICISM.

The Encyclopedy of Philosophy: “GOETHE”.

Goethe y los idealistas alemanes

Investigación acerca de la relación entre Johann Wolfgan Goethe y los filósofos idealistas: Kant, Hegel, Fichte, Schelling, Schiller, Schopenhauer y el poeta Holderlin. Escrito hacia 1991.
Goethe y los idealistas alemanes
La relación de Goethe con los más importantes representantes del idealismo alemán: Kant, Fichte, Schelling, Hegel, Schiller, Holderlin y Schopenhauer.
Influencia de Kant en Goethe
Kant no hizo nunca caso de mí, pese a seguir yo por mi propio impulso un camino paralelo al suyo.
Semejanzas entre las ideas de Kant y las de Goethe
Paseando por los jardines públicos de Palermo, se me ocurrió de pronto que en el órgano de la planta que solemos llamar la hoja se ubica el verdadero Proteus, que puede esconderse o revelarse en todas las formas vegetales. De principio a fin, la planta no es más que hoja.
La crítica del juicio y Goethe
«La fórmula que Kant ha querido dar con su imperativo categórico es demasiado severa, ello no le hace perder el mérito de habernos arrancado de la molicie en la que nos hallábamos entonces».

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *