La inteligencia es lo que queramos que sea

Maeterlick y la inteligencia de la flores

Maeterlinck, en relación con aquellos que critica Searle (los que concede inteligencia a un termostato, etc.):

Dos entomólogos ingleses, Leirby y Spencer se burlaron también de quienes concedían inteligencia a las abejas y decían:

«Enseñadnos un solo caso en que, apremiadas por las circunstancias, hayan tenido las abejas la idea de sustituir con arcilla y argamasa la cera y el propóleo, y convendremos en que son capaces de razonar».

Poco después, Andrew Knight pudo observar cómo las abejas renunciaban a recolectar propóleos y utilizaban una especie de cemento de cera y trementina con que el Knight había untado los árboles. Asimismo, cuando hay escasez de polen, las abejas lo sustituyen por harina si tienen acceso a ella, a pesar de que el sabor, el olor y el color son absolutamente distintos.

Lo dice Maeterlick en La inteligencia de las flores.

Con esto quiero señalar que quienes definen tajantemente la inteligencia y, a partir de tal definición, se la niegan a las plantas, a los animales y a las máquinas, frecuentemente se ven obligados a reducir cada vez más el campo de su definición y acaban diciendo más o menos, como último remedio, que todas aquellas actividades que pueden ser suficientemente formalizadas como para poder encerrarse en un programa, no son realmente tareas inteligentes». (Allen Paulos, Pienso, luego río 127)

Esta afirmación bordea peligrosamente asertos del tipo: «La inteligencia es aquello que no pueden hacer las máquinas».

(Ya que la definición de la inteligencia como «aquello que miden los tests de inteligencia» no parece, supongo, poder distinguir entre máquina y hombre.

Inteligencia Artificial y psicología

Escribí estas notas o comentarios durante un seminario organizado en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, dedicado a la Psicología Cognitiva, en el que participé en 1991. Los comentarios actuales aparecen con su fecha correspondiente.
La diferencia entre seres naturales y artificiales según Jacques Monod
La diferencia entre seres naturales y artificiales según Jacques Monod
Podemos distinguir de dos maneras los entes artificiales de los naturales. Primero, atendiendo a las características que señala Monod: teleonomía, morfogénesis autónoma e invariancia reproductiva. Segundo, o bien de una manera más simplista: entes artificiales son aquellos fabricados por el hombre.
¿Qué significa pensar?
¿Qué significa pensar?
¿Podrán algún día existir máquinas fabricadas por el hombre a las que se haya de otorgar la categoría de sujetos de derecho?
Fausto y la Inteligencia Artificial
Fausto y la Inteligencia Artificial
Al final acabamos dependiendo de aquellas criaturas que hemos hecho. Fausto 2.2

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *