Kant y Goethe, ¿influencia o coincidencia?

Al mismo tiempo que reconocía los beneficios recibidos a través de la lectura de sus obras, Goethe se cuidaba mucho de dejar claro que las ideas de Kant encontraron en él un terreno propicio y ya abonado. Insiste en que, más que dependencia, se trata de caminos paralelos:

“Yo escribí La metamorfosis de las plantas antes de leer a Kant, y sin embargo ésta coincide con su doctrina”.

En esa obra temprana, asegura Goethe

“Se halla la distinción entre sujeto y objeto, así como la tesis de que cada ser existe para él mismo, de modo que el alcornoque, por ejemplo, no ha nacido con la ambición única de proporcionarnos tapones para las botellas. Estas ideas comunes a Kant y a mí son coincidencias que me halagan no poco” [1].

Luego señala cómo en algunos asuntos se anticipó a Kant:

“Escribí después la Teoría del ensayo, que debe considerarse como crítica del sujeto y del objeto y como elemento intermedio entre ambos” [2].

Para confirmar que a Kant le une la admiración y la afinidad, pero no una deuda generativa, cuenta:

“Schiller me aconsejaba que no estudiase la filosofía kantiana, de la que nada, según el, podía yo sacar. En cambio, él la estudiaba con ahínco, y yo también la estudiaba, y no ciertamente sin provecho” [3].

Finalmente, puede recordarse lo que decía de Kant en su Retrato de Winckelman:

“Ningún hombre culto puede apartar de sí ese gran movimiento filosófico iniciado por Kant, combatirlo o desdeñarlo” [4].

2023. Mi intención es revisar y ampliar esta investigación acerca de la relación de Goethe con los idealistas alemanes, y de manera especial con Kant, pero como sé que hacerlo ahora me impediría avanzar en otros asuntos, porque un tema apasionante siempre es un peligro, lo dejaré para más adelante. Además, mi intención es publicar el trabajo completo, y Kant es solo uno de los personajes de esta comedia, porque creo que, más que drama o una epopeya, la relación de Goethe con estos pensadores se acerca más al género humorístico, como se verá más adelante, en especial al llegar a Hegel. Simplemente diré que estoy leyendo algunos ensayos científicos y filosóficos de Goethe a los que creo que no había tenido acceso cuando hice la investigación y que son muy reveladores.
Eso sí, antes de llegar al próximo idealista alemán, Fichte, añadiré una nueva entrada con un pequeño epílogo en el que reuniré algunas reflexiones a partir de un interesante ensayo de Goethe llamado El experimento como mediador entre sujeto y objeto. Anticipo aquí una reflexión de Goethe que, me parece, va dirigida contra pensadores como Kant o Hegel:

«A menudo encontramos que cuanto más limitados son los datos, más ingenioso será el pensador bien dotado. Para afirmar su soberanía, elegirá algunos favoritos agradables del número limitado de hechos y hábilmente ordenará al resto para que nunca lo contradigan directamente. Finalmente será capaz de confundir, enredar o hacer a un lado los hechos opuestos para reducir el conjunto a algo más parecido a la corte de un déspota que a una libre república constitucional. El resultado será tan meritorio no le faltarán admiradores y discípulos que estudien este tejido de pensamiento para alabarlo y tratar de pensar como su amo en la medida de lo posible.
Con frecuencia, tal doctrina se vuelve tan generalizada que cualquiera lo suficientemente audaz como para dudar de ella será considerado un descarado y un impertinente. Sólo en siglos posteriores alguien se aventurará a acercarse a una reliquia tan sagrada, aplicar el sentido común al tema y, teniendo una visión más ligera, aplicar al fundador de la secta lo que una vez un bromista dijo de un renombrado científico: «Habría sido un gran hombre si tan sólo no hubiera inventado tanto». [5]

Creo que Goethe se refiere a Kant al hablar de esos pensadores «ingeniosos»; y a sí mismo como el «descarado e impertinente» que duda de la solidez de ese prodigioso edificio intelectual.


[1]Conversaciones con Eckerman, en Obras Completas.

[2]Conversaciones con Eckerman, en Obras Completas.

[3]Conversaciones con Eckerman, en Obras Completas.

[4]Retrato de Winckelman, en Obras Completas.

[5] El experimento como mediador entre sujeto y objeto, en J. W. Goethe, Scientific studies. Suhrkamp, 1988 (edición y traducción al inglés de Douglas Miller)

Goethe y los idealistas alemanes

Investigación acerca de la relación entre Johann Wolfgan Goethe y los filósofos idealistas: Kant, Hegel, Fichte, Schelling, Schiller, Schopenhauer y el poeta Holderlin. Escrito hacia 1991.
Goethe y los idealistas alemanes
La relación de Goethe con los más importantes representantes del idealismo alemán: Kant, Fichte, Schelling, Hegel, Schiller, Holderlin y Schopenhauer.
Influencia de Kant en Goethe
Kant no hizo nunca caso de mí, pese a seguir yo por mi propio impulso un camino paralelo al suyo.
Semejanzas entre las ideas de Kant y las de Goethe
Paseando por los jardines públicos de Palermo, se me ocurrió de pronto que en el órgano de la planta que solemos llamar la hoja se ubica el verdadero Proteus, que puede esconderse o revelarse en todas las formas vegetales. De principio a fin, la planta no es más que hoja.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *