filosofía

La acumulación kármica

Hay que admitir que «la acumulación de karma», o «la deuda kármica», suena bastante mal para un oído occidental. Supongo que en la India algunas expresiones occidentales también sonarán bastante mal, como «la redención del pecado».

Sutta pitaka, la segunda cesta del Canon Tipitaka, la de los discursos de Buddha

No voy a intentar definir qué es el karma, porque es muy difícil traducir esta palabra sánscrita, que en pali, la lengua que se emplea en las escrituras budistas de la escuela theravada, se escribe «kamma».

El concepto de karma es casi universal en el pensamiento de la India y también en su propagación por todo el Extremo Oriente. Con esto quiero decir que es un concepto que aceptan tanto las doctrinas llamadas ortodoxas como las heterodoxas, el hinduismo pero también el budismo y el jainismo. Fue rechazada solo por algunas escuelas marginales, como  los fatalistas ajivikas y los carvaka materialistas.

Otra idea común a la mayoría de las doctrinas de la India es la de la reencarnación, que aceptan heterodoxos y ortodoxos, y que está asociada de manera casi indisoluble a la doctrina del karma.

A pesar de la visión occidental que considera todo lo oriental igual (todos los gatos son pardos en Oriente), es difícil encontrar en la India conceptos acerca de los cuales la unanimidad sea absoluta. La excepción son estas dos ideas ya mencionadas: la acumulación de karma y la reencarnación. En el subcontinente indio podemos descubrir todo tipo de filosofías, éticas y religiones, pero es difícil que en ellas no intervengan, aunque sea de manera tangencial, las nociones de karma y reencarnación.

Debido a esta coincidencia, parece más adecuado considerar como rasgo común de las doctrinas nacidas en tierra india la idea del karma y la de la reencarnación, en vez de la concepción monista o panteísta de la naturaleza, o la de lo Brahman, lo Atman o la unión brahman-atman, como se hace frecuentemente.

Vayamos a la acumulación de karma. Tal vez sea posible explicar el asunto en dos líneas, pero me parece más interesante abordarlo de un modo indirecto.

Continuará


2020: Sé que no es correcto hablar de Extremo Oriente, término sin sentido geográfico definido (sí lo tiene, sin embargo Asia Oriental, por ejemplo), y probablemente tampoco lo tenga la distinción entre lo oriental y lo occidental, pero he preferido no corregirlo aquí para que no se pierda la intención del argumento.


ACERCA DEL KARMA

 

Share

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *