El Searle marciano refuta al Searle terrestre

Recordemos la pregunta que Searle pretende responder en su polémica acerca de la Inteligencia Artificial: ¿Es suficiente para, o constitutivo de, pensar… el instanciar o llevar a cabo el programa correcto, con los imputs y outputs correctos?

Ya hemos visto que la pregunta resulta ambigua y que, en cierto modo, toda la argumentación de Searle consiste en la vieja estratagema filosófica de fabricar un enemigo fácil de refutar y, a continuación, extender la supuesta refutación al resto de oponentes.

En cualquier caso, Searle responde negativamente a la pregunta. Las razones de esta respuesta son que «el programa de computador está definido de manera puramente sintáctica» (Searle, 1985). Por muy bien que imite el computador el comportamiento humano, sigue diciendo Searle, «ninguna simulación constituye por sí misma duplicación». En efecto, continúa, ¿por qué diablos va a suponer alguien que esté en sus cabales que una simulación computacional de procesos mentales tiene efectivamente procesos mentales?».

Ahora bien, en el mismo ciclo de conferencias al que pertenece la que se ocupa de la Inteligencia Artificial, Searle dice:

«La mejor manera de mostrar cómo algo es posible es mostrar que existe efectivamente» (Searle, 1985).

Searle utiliza este principio refiriéndose al problema de la conciencia. Pone un ejemplo de a qué se refiere: Newton y Galileo consideraban de manera similar el problema de la gravedad, ya que, al negar la acción a distancia, se veían («correctamente») obligados a aceptar que no tenían ninguna explicación de la gravedad y la atracción, excepto la constatación de su existencia. El principio de Searle es, en consecuencia, no sólo legítimo, sino incluso consustancial a la ciencia. Lo que a menudo pretenden los científicos es descubrir una explicación, sea del tipo que sea, para fenómenos de cuya existencia no se puede dudar (las mareas, el magnetismo, la gravedad, etcétera).

Searle, sin embargo, cuando imagina el argumento de la habitación china y acepta incluso que la conducta de un ordenador imaginario podría llegar a ser indistinguible de la de un ser humano… enseguida añade que ello no significaría que tal ordenador pensase.

Con esta conclusión, Searle contradice el brillante principio formulado en la conferencia anterior, puesto que podemos preguntarnos mediante qué procedimiento Searle puede seguir asegurando que un ser humano tiene realmente conciencia mientras que ese ordenador que supera el test de Turing y cuyo comportamiento es indistinguible del de un ser humano carece de ella.  ¿Cómo nos mostraría Searle esa conciencia humana de la que carece el ordenador?

Y, al mismo tiempo, ¿en qué situación, por hipotética que fuera, consideraría Searle que un ordenador podría mostrar o demostrar que tiene conciencia?

Quizá la respuesta se encuentra al final de la conferencia de Searle acerca de la Inteligencia Artificial:

«Supóngase que los marcianos llegan a la Tierra y concluyésemos que tienen estados mentales. Pero supongamos que cuando abriésemos sus cabezas se descubriese que todo lo que había allí dentro era una mucosidad verde. Bien, con todo, la mucosidad verde, si funcionase de manera tal que produjese conciencia y el resto de su vida mental, tendría que tener poderes causales equivalentes a los de un cerebro humano» (Searle, 1985).

Como puede verse, Searle nos ha escamoteado de nuevo aquello que más nos interesaba: cual es el procedimiento que le permite concluir que «los marcianos tienen estados mentales».

En efecto, resulta difícil imaginar mediante que procedimientos se podría deducir que un marciano tiene estados mentales pero un ordenador capaz de hacer las mismas cosas no los tiene.  Lo que parece claro es que el único procedimiento posible consistiría en observar lo que el marciano hace y nos dice. Podemos incluso imaginar a un marciano inválido, para hacer la situación más similar intuitivamente a un ordenador.

El método consistente en abrir la cabeza al marciano y  ver esa masa verdosa es posterior a nuestra conversación con él y, además, como admite el propio Searle, no resulta concluyente.

2023.i Estamos perdidos en estos experimentos mentales que sólo significan lo que Searle quiere que signifiquen.

Porque podemos preguntarnos: ¿qué sucedería si al abrir el cráneo del marciano descubriésemos un montón de circuitos? ¿

2023. ¿Entonces diríamos que no tiene  conciencia mientras que si se trata de una sustancia verdosa sí la tiene?

¿Y si fuese el marciano el que abriese nuestro cráneo y descubriese  que  cada  una  de  nuestras acciones, desde hablar hasta caminar o resolver una fórmula matemática, precisa de un número variable de sinapsis neuronales, y que sin tales sinapsis no se podría observar ningún proceso lingüístico en nosotros? ¿Llevaría esto al marciano a concluir que carecemos de conciencia porque nuestros supuestos estados mentales eran puramente mecánicos o sintácticos?

Creo que no es exagerado concluir que esa sería la opinión del marciano si aplicase el método de Searle.

Para el marciano, aunque no pudiese formularlo mediante leyes, todos los cambios neuronales que observara en nosotros serían digitales, serían fenómenos puramente formales.

Por último, cabe preguntarse que diferencia hallaría el marciano, tanto a través de la observación del comportamiento como de la del mecanismo subyacente a ese comportamiento, entre nosotros y el ordenador capaz de resolver el test de Turing.

Semántica y sintaxis en Inteligencia Artificial

Investigación acerca de la Inteligencia Artificial y la diferencia entre semántica y sintaxis , en relación con los argumentos de John Searle, Alan Turing y otros autores. A partir de un trabajo universitario escrito en 1989 o 1990.
Bibliografía | Semántica y sintaxis en Inteligencia Artificial

BIBLIOGRAFÍA Considero importante señalar que no he utilizado ni las respuestas de varios autores a Searle en The Behavioral  and Brain Sciences, ni un artículo…

Semántica y sintaxis en Inteligencia Artificial

Este investigación pretende examinar y discutir los argumentos de tipo semántico relacionados con la Inteligencia Artificial, especialmente los desarrollados por John Searle en varias de…

John Searle contra la Inteligencia Artificial

  John Searle dice explícitamente a qué y a quienes van dirigidos sus argumentos semánticos al menos en dos de sus obras, Actos de habla…

Versiones de la metáfora computacional

Ya se ha visto la distinción que establece Searle entre IA fuerte e IA débil. Algunos autores, sin embargo, identifican la Inteligencia Artificial con la…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *