Sextina de amistad

Este es un poema que escribí para mi amigo Manuel Abellá, después de una conversación que mantuvimos acerca de formas poéticas, y en concreto acerca de una de las más enrevesadas, la sextina.

Se trata de un tipo de poema bastante complejo llamado sextina, hoy en día en completo desuso, aunque tengo la duda de si Gil de Biedma llegó a escribir alguna en el siglo XX.

El poema se compone de seis sextetos y un terceto final.

Las últimas palabras de las estrofas de cada sexteto son siempre las mismas, pero ordenadas de diferente manera.

La palabra que está al final de la primera estrofa pasa a ser la primera en la siguiente, mientras que la primera de la primera estrofa se convierte en la segunda de la segunda.

El resto igual: la quinta pasa a tercera y la segunda a cuarta; mientras que la cuarta pasa a tercera y la tercera a cuarta.

Además de esto, en el terceto final se han de utilizar las seis palabras, dos en cada verso (se supone que una en cada hemistiquio). Es más fácil ver esta combinatoria en el poema que explicarla. De todos modos, en la siguiente tabla se puede ver la estructura de una sextina, con las palabras de final de verso que yo mismo empleé en mi primera sextina:

1er verso      2ºverso        3er verso    4º verso        5ºverso       6ºverso
 
sextina          paciencia    oculto          amistad        prisión        arte
arte               sextina         paciencia    oculto           amistad       prisión
oculto           amistad       prisión        arte                sextina        paciencia
prisión         arte              sextina         paciencia     oculto          amistad
amistad       prisión        arte              sextina          paciencia    oculto
paciencia     oculto         amistad       prisión          arte              sextina

 

Llamé a esta sextina, que escribí en 1991, tumbado sobre la hierba en el parque del Retiro de Madrid, Sextina amicitiae, es decir, sextina de amistad.


 

SEXTINA AMICITIAE

                                              A Manuel Abellá

Será esta la primera sextina
que componga de ingenio mi arte
buscando el feliz hallazgo oculto
en los versos de la métrica prisión
en que por fuerza me encerró amistad
y en que dócil me mantiene paciencia.

Si virtud teologal es la paciencia
obra divina ha de ser esta sextina
que ha de redimirme por amistad
y en alquimia de técnica y arte
permitirme escapar de la prisión
hallando el camino ahora oculto.

Muchas dificultades, no lo oculto,
podrían acabar con mi paciencia
y cerrarme en del oprobio la prisión
quedando en el limbo la sextina
de las inconclusas obras de arte
que a buen puerto no llevó amistad.

Mas si sudor es lo que exige amistad
no han de dejar mis versos oculto
que mayor esfuerzo por el arte
no se encontrará, ni más paciencia,
que la que da carne a esta sextina
cubriendo su esqueleto que es prisión

Otra peor y más terrible que prisión
desgracia sería perder la amistad
por no saber componer una sextina,
aunque  yo aquí mi temor no oculto
de que de Job la santa paciencia
no haga olvidar la falta de arte.

Como el titán Prometeo dando el arte
de hacer fuego padeció cruel prisión
soportando el suplicio con paciencia
por tener de los hombres la amistad
dejo yo un álbum de Pandora oculto
que esperanza convirtió en sextina.

 

En fin, no oculto que esta mi sextina
hija es de paciencia y no de arte
de días prisión y castigo de amistad.

(1991)

 


[Artículo publicado por primera vez en el número 3 de mi revista Esklepsis 3, 1997. Revisado en 2012. En 2022 he cambiado dos o tres palabras del poema. La versión original, o al menos la publicada en Esklepsis puedes verla aquí]

Ver también: El álbum de Pandora

POESÍA

NUMEN
Mitología comparada


2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *