Invitación a la filosofía escéptica

¿Sabías que los grandes rivales de los estoicos eran los escépticos? ¿Sabías que el famoso orador y abogado romano Cicerón era escéptico?

El escepticismo es una manera de pensar anti dogmática, que no consiste en negarlo todo o no hacer nada, sino en investigar escuchar a los demás, comparar las ideas enfrentadas y no creer que existe una verdad única e indiscutible.

Además, el escepticismo no es pasivo o resignado, como el estoicismo, sino que está en el origen de un sistema político como la democracia o incluso de la ciencia moderna, que es puro escepticismo aplicado. Descúbrelo en este vídeo.

Presentación de Sabios ignorantes y felices en Club Faro de Vigo, junto a Jorge Álvarez Yágüez

TRANSCRIPCIÓN

Gracias Jorge por la presentación y el gusto de haberte conocido. Nos conocemos poco aún, pero parece que tenemos muchas cosas en común y muchas cosas interesantes que contarnos. Muchas gracias por venir, estoy muy contento de estar aquí. Vine con Maldita Helena, el libro sobre Helena de Troya; y también con No tan Elemental , el libro sobre Sherlock Holmes. Este es un lugar que me gusta muchísimo visitar y estoy encantado de que me hayáis invitado. Es un placer.

Bueno, voy a contaros simplemente un poquito de qué va el libro y después tendremos preguntas entre nosotros y las que queráis hacer también vosotros.

El libro está dedicado a los escépticos. Como ha dicho Jorge, existen varias escuelas escépticas, pero también filósofos, pensadores y dramaturgos que son escépticos. Es una escuela que no ha tenido mucha suerte históricamente, y de la que casi no se habla. Como sabéis, la escuela antigua que está más de moda ahora es el estoicismo, evidentemente. Hay estoicismo por todos lados… Estoicismo, estoicismo…

Los escépticos son los grandes enemigos de los estoicos. En la antigüedad fueron sus grandes rivales, tuvieron discusiones tremendas a lo largo de los siglos, y según cuentan Cicerón y otros autores, parece que los escépticos conseguían refutar todo lo que decían los estoicos. Desde ese punto de vista, ya es interesante decir: «Oye, cuidado con los estoicos, que a lo mejor tienen algunas debilidades que conviene conocer», y los escépticos te las pueden contar. Los estoicos son muy dogmáticos, mientras que los escépticos son sobre todo antidogmáticos, están en contra de los dogmas, de la verdad absoluta, de estar absolutamente convencido de lo que piensas.

Existe una imagen del escéptico como el que pasa de todo, el que no le interesa nada, no se cree nada, que no participa en ninguna cosa y que no es nada de fiar.

Pero no es cierto, los escépticos son más bien todo lo contrario. La palabra «escepticismo», skepsis, significa seguir investigando, seguir buscando. Los escépticos lo que hacen es buscar las verdades, o pequeñas verdades de las cosas, cómo se explican unas cosas u otras, pero no están seguros de poseer la verdad, no afirman poseerla. Los otros filósofos también buscan sus verdades, pero afirman que la tienen. Los escépticos dicen: «Bueno, es posible que eso sea verdad, pero quizás solo es probable, pero no seguro. Quizás dentro de un tiempo se demostrará que no es verdad».

Los escépticos, como decíamos, han tenido la mala fortuna de que no se hable de ellos, que no se hable de esos pensadores y que ni siquiera se conozcan sus nombres. Si yo digo «Sexto Empírico»… este es el único del que se conservan textos completos y se puede saber lo que pensaba. Pero si digo «Arcesilao», nos dirán: «Pues no tengo ni idea de quién es. Nunca he oído hablar de él» ¿no? Y si digo: «Carnéades», diréis: «Pues tampoco sé quien es este», ¿no? O podría decir: «Pirrón». Pirrón. Algo suena, ¿no? Pirronismo… Se supone que el pirronismo es una tendencia filosófica…. Te suena, pero no sabes muy bien lo que es. Pero resulta que esa mala fortuna, ese desconocimiento, no lo tuvieron en la Antigüedad.

En la Antigüedad, después de Alejandro Magno, hacia el año 300 a.e., una de las escuelas más importantes que había era la escéptica, porque estaba en la Academia de Platón. La Academia de Platón, que normalmente asociamos con algo que tiene que ver con dogmas, como el mundo de las ideas, todas esa imagen de Platón como un filósofo dogmático… Y sin embargo, en esa Academia que él fundó, y que es la madre de todas las Academias que hoy en día conocemos, allí se hicieron escépticos.

Y estuvieron en la Academia de Platón siendo escépticos durante 200 años, ni más ni menos. Fijaos, hay una cosa muy curiosa, que es Cicerón, un personaje que es conocidísimo, el personaje latino más conocido junto a Julio César y tal vez algún otro que pueda competir, pero son pocos. Pues Cicerón se declara escéptico. Cicerón dice que es escéptico de la Academia, de estos que he dicho antes, Arcesilao y Carnéades.

Cicerón precisamente escribió un libro que se llama Cuestiones Académicas, donde discute el escepticismo, y en el último volumen, que creo que es el tercero o cuarto de las Cuestiones Académicas, defendía personalmente la oposición de los escépticos. Que no lo solía hacer, porque Cicerón solía elegir amigos suyos para representar a cada filosofía, un amigo para los estoicos, otro para los epicúreos, ¿no? Y en ese caso dijo: «No, no, me reservo yo el papel escéptico, porque esto es lo que yo pienso. Yo voy a ser Carnéades. Yo voy a representar a los escépticos de Carnéades». Ese libro se ha perdido. Si tuviésemos este libro toda nuestra visión de la filosofía antigua cambiaría. Pero cuando lo escribió fue durante la guerra, cuando se mató a Julio César y lucharon por el imperio, Marco Antonio, Octavio, etc. Y sabéis que el final de Cicerón fue terrible, porque en un camino lo pararon los partidarios de Marco Antonio y lo degollaron. Le cortaron la cabeza y a partir de ahí fue donde esos textos acercados y efectivos se fueron dispersando y no se sabe qué pasó con ellos. Incluso pusieron la cabeza de Cicerón en un palo en Roma y la mujer de Marco Antonio le arrancó la lengua, porque la lengua era con lo que hablaba Cicerón. Este momento terrible cambió la historia seguramente, si no hubiese pasado esto se habría extendido la filosofía escéptica en Roma y todo habría sido muy diferente.

Portada de una edición de 1810 de las Cuestiones Académicas de Cicerón en la que en la portada aparecen los dos grandes filósofos de la Academia de Platón, Arcesilao y Carnéades.

Pero el escepticismo ha tenido una influencia tremenda en la sociedad actual, en la sociedad en la que vivimos, muchas de las cosas buenas, creo yo, son escépticas. Una de ellas, lo defiendo en el libro, es la democracia. La democracia precisamente es un sistema en el que no hay una verdad absoluta, no hay un tirano que dice esto es así y que nadie me discuta, esto no se puede hacer… Yo pongo la ley, y la ley es fija e inmutable y nada se puede cambiar.

Precisamente los sofistas cuando llegaron a Atenas empezaron a decir que las leyes son convencionales, tenemos que llegar a un acuerdo, tenemos que ver si esto es bueno, si esto es malo, si se puede cambiar, si se puede reformar. Es un sistema puramente escéptico, la democracia.

Otra cosa completamente escéptica es la ciencia. Toda la ciencia moderna, toda la ciencia que conocemos hoy en día, surge de la lectura de los escépticos. Precisamente surge primero, por la parte de la filosofía de Descartes, que lee a los escépticos y primero se hace el escéptico durante mucho tiempo, aplica todo el pensamiento escéptico en la duda, ya sabéis lo de la duda cartesiana, el duda de todo, aunque después ya crea un dogma, pero empieza siendo completamente escéptico. Y después la ciencia moderna de la Royal Society de Londres, nace también la lectura que hace Francis Bacon de Cicerón, precisamente, los textos más escépticos de Cicerón, de ahí lo toma Francis Bacon. También está el escepticismo en la ilustración francesa. La ilustración francesa surge de la lectura de esto que se llama el pirronismo.

No les he explicado bien lo de la ciencia, lo que quiero decir es que la ciencia aplicó el escepticismo al poner a prueba una hipótesis, testarla, hacer experimentos, hacer observaciones, y si se refuta, pues se cambia y se piensa otra. Eso es la ciencia moderna, por eso la ciencia moderna también es puro escepticismo.

Entrevistas, charlas, conferencias y artículos

Comentarios, opiniones, entrevistas y artículos acerca de Sabios ignorantes y felices.
Los escépticos llegan a Sociedad Global
Hubo una gran polémica entre estoicos y escépticos en la Antigüedad, y según los testimonios de la época, por ejemplo de Cicerón, ganaron siempre los escépticos los duelos dialécticos. Así que creo que vale la pena escuchar a los escépticos, porque a lo mejor tienen cosas interesantes que decirnos.
Derivando por el escepticismo
Es una obra que combina lo enciclopédico con la fluidez narrativa, plasmando aquello de enseñar deleitando y me quedo corto. «Sabios ignorantes y felices» de Daniel Tubau, ofrece amplias informaciones con absoluto rigor.
Los libros de Daniel Tubau se devoran
Todos los libros de Daniel Tubau se devoran, porque presenta todos los temas con una soltura, una amenidad, una agilidad… Yo creo que toda esa labor de técnica de guiones  se nota en este estilo, este magnífico y genial estilo.
Presentación de Sabios ignorantes y felices por Carlos García Gual
Yo creo que una de las ventajas de este libro, frente a otros libros de filosofía, es que es un libro de caminos abiertos, de sugerencias, de cosas que enlazan muy bien con este tema de los escépticos de que no hay soluciones rígidas en el fondo. Que podemos dudar, podemos dudar de todo.

Descubre a los escépticos de Grecia y Roma.

Ariel editorial
568 páginas

Sabios ignorantes y felices: lo que los antiguos escépticos nos enseñan

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *