Dioses indios más allá de la India

Hacia el año 1600 antes de nuestra era, en lo que hoy es el norte de Siria e Irak y el sur de Turquía, en las zonas en las que hoy viven los kurdos, se estableció un imperio que ha dejado muchos misterios. Se trata de Mitani.

Durante varios siglos, los reyes de Mitani se impusieron a las grandes civilizaciones de la época. Sometieron al poderoso imperio asirio, vencieron a los faraones egipcios, antes de firmar una paz amistosa y una alianza, y se enfrentaron al imperio hitita.

Los pobladores de Mitani eran llamados hurritas por sus vecinos hititas. Su lengua no era ni semita ni indoeuropea y adoraban centenares de dioses, muchos de ellos procedentes de otras culturas.

En un tratado firmado con los hititas hacia el año 1300 a.C. se enumeran decenas de dioses, y entre las divinidades protectoras de los hurritas de Mitani, aparecen cuatro dioses protagonistas de los Vedas: Mitra, Indra, Varuna y los Nasatya (los gemelos Ashvin). Esta es la primera mención que se pueda datar de los dioses que aparecen en los Vedas y confirma, sin ningún género de dudas, que esos dioses ya eran adorados en fechas tan lejanas como las que se suele atribuir a la composición (oral, no necesariamente textual) de los Vedas de la India.

El tratado entre hititas y hurritas es el equivalente al descubrimiento en el siglo XIX de la cultura micénica y de la escritura lineal b, que demostraron que muchos de los dioses que menciona Homero ya existían hacia el año 1200 o 1500 a.C., como Zeus, Poseidón, Atenea, Ares o Dioniso.

La diferencia con la India es que la arqueología micénica ha revelado una gran civilización, con restos de todo tipo, desde armas (algunas como las descritas en la Ilíada y la Odisea) a impresionantes frescos y construcciones, mientras que en la India no se ha encontrado nada parecido. Ni siquiera se sabe si los Vedas fueron compuestos allí o traídos desde fuera, posibilidad que se niegan a aceptar muchos indios, en especial el movimiento nacionalista y racista Hindutva, que afirma que es falso que los arios o indoeuropeos llegaran a la India, pues aseguran que la cultura védica es heredera de la misteriosa civilización del Valle del Indo.

Sea cual sea la fecha de composición de los Vedas, en estos himnos a los dioses se pueden detectar ciertas ideas filosóficas, o que revelan una concepción bastante definida acerca del universo o la realidad, del mismo modo que podemos intuir un pensamiento filosófico en los Himnos homéricos, o en los que Ermenanda, la hija de Sargón, considerada el primer autor conocido, escribió en honor de la diosa Ishtar,; o también en los poemas nahualt de los mexicas o aztecas. Al fin y al cabo, creer que existen dioses que nos ayudan o nos perjudican, o que simplemente están ahí, implica adoptar una posición filosófica, por lo que toda mitología es una afirmación metafísica.

En los Upanisads, comentarios a los Vedas, que se supone (de nuevo sobre bases no arqueológicas) que fueron compuestos hacia el año 700 a.C., las preguntas acerca de la realidad cósmica, moral y ética, el conocimiento o el lenguaje, se hacen más directas y explícitas, y aunque los dioses siguen presentes, no todo se explica en función de sus mágicas intervenciones. El pensamiento de los Upanisads muestra ya una ambición que no tiene nada que envidiar a los primeros filósofos griegos naturalistas.

La relación entre los pensadores que aparecen en los Upanisads y las posteriores escuelas filosóficas o religiosas de la India está muy lejos de resultar clara. Nos movemos en un terreno resbaladizo y lleno de invenciones interesadas, que se elaboraron siglos más tarde, incluso quinientos o mil años después.


Los gimnosofistas y el escepticismo en la India

Una investigación acerca de los gimnosofistas, los filósofos desnudos que Alejandro Magno conoció en la India: ¿budistas, jainistas, hinduistas o escépticos?
Los misteriosos gimnosofistas de la India
Los misteriosos gimnosofistas de la India
Pirrón de Elis, conoció, junto a su maestro Anaxarco, a unos misteriosos filósofos cuando las tropas de Alejandro Magno llegaron a un reino de la India. Se trata de los famosos gimnosofistas («sabios desnudos»).
Mentiras maravillosas
Mentiras maravillosas
Podría suceder que los sabios desnudos no fueran budistas, jainistas ni brahmánicos, sino materialistas, tal vez de la escuela carvaka o lokayata, lo que nos acercaría, más que cualquier otra posibilidad, a un pensamiento escéptico.
Filosofías de la India
Filosofías de la India
La tercera gran escuela ortodoxa, los materialistas carvaka y lokayata, le fue mucho peor y ha sido perseguida y despreciada durante gran parte de la historia de la India, como ha sucedido casi siempre con quienes se atrevían, en la India, en Grecia y en casi cualquier lugar, a dudar de los dioses o a sostener que no existe un mundo espiritual paralelo a este material en el que vivimos.

Descubre a los escépticos de Grecia y Roma.

Ariel editorial
568 páginas

Sabios ignorantes y felices: lo que los antiguos escépticos nos enseñan

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *