Turismo espiritual en la India

La India se ha convertido en el destino favorito de los turistas espirituales que buscan emociones intensas y trascendencia rápida. Han descubierto la religión como un producto más en el estante del supermercado intelectual, especialmente apreciado cuando contiene gotas de mística exótica. En ese espiritualismo no oscurecido por las sotanas de los curas, el místico encuentra argumentos contra el consumismo occidental, alimentando de este modo una de las grandes pasiones de todo buen burgués consumista: creerse mejor que los burgueses y consumir ávidamente anticonsumismo.

Así que los turistas espirituales pagan cantidades desorbitadas, pero al alcance de sus bolsillos del primer mundo, para pasar unas semanas en un ashram de la India, en el que encuentran la paz de la mente que tanto echan de menos, una paz que se diluye en cuestión de días en cuanto regresan a su hábitat natural, entre los ruidosos automóviles y las prisas de las ciudades modernas, lo que demuestra, una vez más, que la vulgar materia siempre se impone al sublime espíritu. Porque este maravilloso orgasmo espiritual funciona sólo cuando las condiciones materiales son las de un privilegiado que no tiene que preocuparse de nada, como sucede en un ashram para turistas o en un balneario en las montañas de Suiza.

Los turistas místicos recorren la India y, aunque ven miseria a su alrededor, regresan elogiando la entereza de esas gentes, su dignidad y su extraordinaria espiritualidad y religiosidad, sin detenerse a pensar en la responsabilidad de la etérea espiritualidad en esa miseria, en la perpetuación del sistema de castas, en el maltrato a las mujeres, incluyendo sacrificios de las propias hijas si un rito mágico lo prescribe, en la concertación de bodas de hijos e hijas o en la persecución de los homosexuales. Al contrario, los turistas iluminados nos revelan que en un pueblo se adora a los transexuales, obviando que esa costumbre tan llamativa no puede ocultar que en la India rural ser homosexual es tan arriesgado como chapotear en un río lleno de cocodrilos.

Nos hemos acostumbrado a pensar en la India como la tierra de la mística, la espiritualidad y los mil y un dioses, hasta el punto de que resulta difícil imaginar que por aquellas tierras paseara algún escéptico o materialista. Sin embargo, los había y los hay, aunque su vida nunca ha sido fácil, ni antes ni ahora:

Cada vez más autores reivindican a esos pensadores despreciados, que aparecen en los libros clásicos tan sólo para ser atacados como herejes, demonios o inmorales. O las tres cosas.

Así que ha llegado el momento de descender a los infiernos para conocer a estos terribles demonios y saber si los gimnosofistas de los que trata esta investigación pertenecían a esa espantosa horda.

Continúa en

Los gimnosofistas y el escepticismo en la India

Una investigación acerca de los gimnosofistas, los filósofos desnudos que Alejandro Magno conoció en la India: ¿budistas, jainistas, hinduistas o escépticos?
Los misteriosos gimnosofistas de la India
Los misteriosos gimnosofistas de la India
Pirrón de Elis, conoció, junto a su maestro Anaxarco, a unos misteriosos filósofos cuando las tropas de Alejandro Magno llegaron a un reino de la India. Se trata de los famosos gimnosofistas («sabios desnudos»).
Mentiras maravillosas
Mentiras maravillosas
Podría suceder que los sabios desnudos no fueran budistas, jainistas ni brahmánicos, sino materialistas, tal vez de la escuela carvaka o lokayata, lo que nos acercaría, más que cualquier otra posibilidad, a un pensamiento escéptico.
Dioses indios más allá de la India
Dioses indios más allá de la India
Creer que existen dioses que nos ayudan o nos perjudican, o que simplemente están ahí, implica adoptar una posición filosófica, por lo que toda mitología es una afirmación metafísica.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *