Las 38 paradojas del guionista

Todos los métodos son buenos, incluso los malos

Paradoja nº27

guionista
Dustin Lance Black, guionista de Milk, y Edgar J. trabajando en un nuevo proyecto (Fuente: Sploid)

La paradoja número 27 de mi libro es:

Las paradojas del guionista
Las paradojas del guionista, página 346

Para conocer en qué consiste el efecto Hawthorne (nada que ver con Nathaniel Hawtorne, el autor de La casa de los Siete Tejados) y cómo ese efecto afecta a un guionista, lo mejor es leer Las paradojas del guionista, por supuesto. Si quieres saber cuál es la paradoja «anterior» y la paradoja «siguiente», no hace falta que acudas al libro. Son estas:  «Paradoja 26: A veces saber menos es mejor que saber más» y «Paradoja 28: La mejor manera de saber algo es mirando fuera del mundo de los guiones».

En lo que se refiere a la paradoja 28, me he ocupado de ese asunto en extenso en mi último libro de guión, El espectador es el protagonista, manual y antimanual de guión, pero también le dedicaré pronto una entrada aquí a esa paradoja. En cuanto a la paradoja 26 «A veces saber menos es mejor que saber más», tendrá mucha importancia en mi próximo libro sobre creatividad, que se publicará en 2016 o 2017 y que quizá se llame La musa en el laboratorio. Pero vayamos a «Todos los métodos son buenos, incluso los malos».

Además de hablar del efecto Hawthorne y del problema al que se enfrenta un guionista al intentar elegir un método con el que escribir su guión entre los muchos que existen en el mercado (Field, McKee, Vogler, Parker, Vorhaus, Grove, Aronson, Snyder…), me referí también allí a la paradoja contraria, aunque no la expresé de manera explícita: «Todos los métodos son malos, incluso los buenos». Es decir, no solo sucede que un mal método puede ser bueno para nuestro aprendizaje, por lo que nos enseña y por lo que no nos enseña al darnos cuenta de que eso precisamente que nos recomienda no lo debemos hacer, sino que, por el contrario, un buen método puede convertirse en malo si lo que hacemos es seguirlo de manera dogmática, como si fuera una ley sagrada, los Diez Mandamientos o la única opción posible, como una receta aplicable en cualquier situación imaginable. Por eso, cité en Las paradojas aquella luminosa frase de Chesterton: «El error es una verdad que se ha vuelto loca».

Los errores más peligrosos, en especial los errores en las teorías, sean del tipo que sean, son aquellos que nacen de aplicar la teoría para explicar o justificar todo lo existente. Todos los reduccionismos en ciencia son de este tipo: el fisicalismo, muy adecuado en la física y en la Química incluso, aplicado a la psicología o a la sociología, la psicología aplicada al comportamiento de las células o los genes (como en las interpretaciones desquiciadas del gen egoísta, una buena teoría de Dawkins, pero que no es aplicable a todo). En fin, se trata de verdades que lo eran o lo son en su primer campo de aplicación, pero que se vuelven locas y se convierten en errores al querer aplicarlas a cualquier esfera o terreno. De este tipo de errores son las teorías del guión que, por ejemplo, quieren aplicar una misma estructura a cualquier relato imaginable.

Más sobre el tema en Las paradojas del guionista.


Este es un asunto constante y que aparece una y otra vez en mis libros, en especial en los dedicados al guión, pero también en los de intención filosófica. Lo trato en Las paradojas del guionista, en El guión del siglo 21 y de manera especial en El espectador es el protagonista. Eso sí, en cada libro lo abordo de manera diferente, porque no me gusta repetir lo mismo en diferentes libros.

 

Las paradojas del guionista
Casa del Libro//Amazon (papel y ebook)
Página de Las paradojas del guionista

“Con esta obra Daniel Tubau desmonta muchos de los tópicos que rodean el mundo del guión. Y lo hace rehuyendo las fórmulas magistrales y buscando más las excepciones que las normas.Y qué mejor manera de enfrentarse a ello que mediante paradojas propias de la creación. Todas se relacionan con la naturaleza de la redacción de guiones y el trabajo del guionista.”

 

El guión del siglo 21
El futuro de la narrativa en el mundo digital

«Si en Las paradojas del guionista Daniel Tubau nos ponía en guardia contra las teorías dogmáticas, en El guión del siglo 21 nos anuncia que el guión previsible de Hollywood y de la televisión convencional está en crisis. Los guionistas ya no quieren seguir esquemas simples o fórmulas mágicas. Frente al miedo instintivo hacia las nuevas narrativas, cada día surgen alternativas interesantes, gracias a este asombroso futuro que nos ofrecen las nuevas tecnologías, desde la narrativa hipertextual y la realidad aumentada a los videojuegos o Internet; desde las series de canales como HBO al crossmedia o el transmedia. Otras propuestas e ideas se encuentran en el pasado, en la historia audiovisual. Tubau demuestra que la profesión de guionista se está trasformando y que no se limita a la televisión o el cine, sino que puede y debe invadir todos los medios, o incluso la realidad misma.»
(Comprar en papel o libro electrónico en En Casa del Libro)
Página web: El guión del siglo 21

espectadoreselprotagonista

El espectador es el protagonista
Manual y antimanual de guión

(Comprar en Casa del libro)


Las 38 paradojas del libro y algunas más

En estas entradas se enumeran y explican las paradojas de Las paradojas del guionista, pero se añaden nuevas ideas y consideraciones, a veces mostrando que incluso existen interesantes excepciones no ya respecto a las normas y reglas, sino también respecto a las propias excepciones. También añado aquí nuevas paradojas.

Reglas y excepciones (Las paradojas del guionista)

Entradas acerca del deus ex machina y el diabolus ex machina

El guión de cine y los prejuicios

Entradas de cine

También puedes encontrar ideas relacionadas con Las paradojas del guionista en las entradas que he dedicado a películas o series

TODAS LAS ENTRADAS DE GUIÓN Y CINE AQUÍ

*********

Share

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *