Causa y efecto y lo audiovisual

El cine parece tener algún tipo de misteriosa relación entre la causa y el efecto.

No se sabe exactamente por qué las imágenes estáticas del cine nos trasmiten la sensación de movimiento.

Se ha dicho que es por el efecto phi o por la persistencia retiniana.

Pero eso no está claro.

El caso es que no sólo hay un número determinado de fotogramas en la película, 24 por segundo, sino que, además, lo importante es el obturador del proyector, que corta el chorro de luz intermitentemente.

Si se interrumpe un haz de luz más de 50 veces por segundo, el espectador no ve parpadeos o ráfagas, sino una luz continua.

El haz de luz de una película es interrumpido por el obturador dos veces durante cada fotograma.

Y esto tiene una consecuencia todavía más interesante: el haz de luz es interrumpido  durante 5’4 milisegundos dos veces por fotograma , con lo que durante un fotograma hay 10,8 milisegundos de oscuridad.

Esto significa que en una película de 100 minutos 40 minutos son de oscuridad.

Una oscuridad que, sin embargo, no vemos.

Tramas (2007-2008)

Todas estas entradas pertenecen a una antigua página llamada TRAMAS. No está claro si están relacionadas o forman parte de un curso o proyecto, aunque todas ellas parecen tener algo que ver o bien con la narrativa o bien con la percepción, o con ambas cosas al mismo tiempo.
Zapping narrativo
Podemos imaginar que cuando hacemos zapping podríamos descubrir que se cuenta una historia. Un personaje dice algo en Tele 5, le responde otro en Antena 3 y vemos las consecuencias en Cuatro.
Las artes secuenciales
Secuencialidad es la presentación de algo en secuencias o partes sucesivas. En el cine, las secuencias; en la literatura, los capítulos de una novela; en el comic las viñetas de una historieta.
Lógica y sentimiento
Aparte de la teoría de la mente corporeizada de Lakoff, más recientemente Damasio ha examinado la importancia de las emociones en el pensamiento, incluso en el razonante y lógico.
El juego del personaje misterioso
Cuando leemos un texto, al mismo tiempo estamos leyendo nuestra mente.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sabios ignorantes y felices, de Daniel Tubau
Sabios ignorantes y felices, de Daniel Tubau