blog

Los intérpretes del todo

Los filósofos que hablan sin distinguir entre individuos y humanidad se parecen a los nacionalistas que hablan en nombre de la patria o a los populistas que se autonombran como el pueblo mismo.

Es un tipo de filósofos abunda en Francia, desde Sartre a Foucault, Braudillard e incluso Beauvoir en Acción.

Pero también existen en Alemania, con Heidegger o Hegel (pero no con Goethe), o con el nuevo filósofo coreano Han, además de Marcuse y tantos otros.

Pensadores siempre instalados en el humano abstracto, que dictaminan que la sociedad, toda entera, sin matices es esto o lo otro: consumista, alienada o cualquier otra cosa, porque todo sucede en bloque, no hay personas que eligen de manera individual, sino que todas son arrastradas por poderosas corrientes que las mantienen en algún tipo de engaño o farsa, y que también deberán ser liberadas como un bloque, cuando descubran, gracias al trabajo de estos pensadores, que deberían actuar o pensar de otra manera. Por eso no son raros los ismos, existencialismo, nihilismo o las denominaciones generales que engloban de un brochazo a toda la sociedad, la consumista y cómplice: posmodernismo, pensamiento líquido, situacionismo… Las enfermedades y remedios se comportan siempre como epidemias, se extienden entre toda la población.  (2017)

 

Share

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *