Acerca del karma

Una espontaneidad muy buscada

Muchas personas tienen hábitos mentales que parecen físicos. Ellos mismos aseguran que son físicos. Por ejemplo, el primer café de la mañana.

Las virtudes estimulantes de un café son difícilmente discutibles, pero pensar que uno es incapaz de librarse de la somnolencia hasta que no ha tomado el primer café, es sin duda exagerado. Lo que suele suceder en tales casos es que esa persona se despierta con el café porque durante años ha habituado a su cerebro a despertarse con el café. Su cerebro ha aprendido a la perfección la orden que asocia café y despertarse, como el recurrente perro de Pavlov, que ya ha aparecido antes por por aquí. He podido observar en varias personas habituadas a despertarse con un café que el efecto es exactamente el mismo con un buen café descafeinado (siempre y cuando no se den cuenta del truco).

Yo mismo, después de creer durante años que el café me resultaba indispensable para despertarme, me planteé la posibilidad de que no fuera así y envié a mi cerebro, de un modo totalmente consciente, otra orden: «tengo que despejarme en cuanto me despierte». Ahora ya no necesito ninguna excusa: salvo en casos extremos, en cuanto me despierto estoy totalmente despejado. Es cierto que al principio tenía que hacer un esfuerzo para recordar a mi cerebro la nueva orden, pero ahora sucede de manera espontánea.

Este es un ejemplo de la acumulación kármica aplicada a las acciones mentales. Es decir: nuestro comportamiento presente incide sobre nuestro comportamiento futuro, pero con la particularidad de que al principio se trata de un comportamiento forzado y solo con el tiempo acaba convirtiéndose en espontáneo. Es decir, sucede cuando logramos convertir lo excepcional en habitual. Eso es algo que puede sonar paradójico (¿no se trataba de huir de los hábitos?) pero no lo es tanto: la negación o ausencia de un hábito como tomar café no es exactamente un hábito: se parece más bien a un cambio de personalidad. O quizá sea algo que también puede sonar paradójico: la conquista de una espontaneidad lograda mediante el control.

Y lo mismo que con ese café mañanero, sucede en terrenos mucho más abstractos: en el territorio de las puras ideas o en el del carácter.

Continua en Las ideas y el carácter…


ACERCA DEL KARMA

Share

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *