• Egotismo

    Yo soy la materia de mi web

    «Je suis moi même la matière de mon livre», es decir, «Yo soy la materia de mi libro», es la manera en la que Montaigne definió sus Ensayos. Yo apliqué la misma idea a mi página digital y a mi blog Il Saggiatore casi desde sus inicios en 2003. Il Saggiatore conecta Sagitario con Il Saggiatore, de Galileo Galileo, que también quiere decir «El Ensayador». Todo ese juego conceptual está más o menos contenido en la imagen principal de esta entrada, en la que mi personaje Craven  es casi un centauro arquero que lanza una flecha hacia atrás, es decir hacia el pasado. Si se observa atentamente, la flecha es…

  • El azar y la necesidad,  Libertalia

    Casualidades

    Tal vez algún lector de estos weblogs se haya dado cuenta por casualidad de que a menudo digo frases como: «Quiso el destino que al día siguiente…» o «Un azar caprichoso ha querido…», o, en fin: «La casualidad ha querido…» Me gustan mucho estas suposiciones acerca del orden o desorden hipotético del cosmos que se esconde tras nuestros actos y quiero aclarar hoy de qué manera contemplo las casualidades. Yo cometo la vulgaridad inexcusable de ver las casualidades como casualidades. Si digo que una amiga de mi madre suscitó en mí la imagen de la serpiente y que un día después la casualidad quiso regalarme un sobre de azucar con…

  • Egotismo

    Quién toca esta web me toca a mí (etimología platónica de Il Saggiatore)

      Il Saggiatore era un blog o página web que publiqué en 2004. Aquí explico por qué se llamaba de tan extraña manera. Il Saggiatore quiere decir El ensayador. Es una referencia doble a lo que es un ensayo, porque ‘Saggiatore’ se puede leer, obviando una «g», no sólo como «Ensayador», sino también como «Flechador». Un ensayo es una flecha, una sagitta, que se lanza, intentando acertar, pero que casi nunca da en el blanco. Al dios Apolo, que también lanzaba flechas, aunque las suyas casi siempre daban en el blanco, se lo conocía como «el Flechador»: «Poned en libertad a mi hija y recibid el rescate, venerando al hijo…